domingo, 27 de abril de 2014

Mi novio en el cuerpo de mi papá.

Acabo de regresar del parque de futbol, mi hermano jugo y mi papá ama que él juegue, mi papá me lleva a ver a mi hermano porque quiere que yo sea como él pero no soy bueno en los deportes, es la hora de cenar y voy directo a la cocina, estoy que muero de hambre, ahí esta mi mamá.
–Hola, mamá.
–Hola, Rob.– Le doy un beso en la mejilla y me siento en el comedor.
–Cómo les fue?–Le pregunta mi mamá a mi papá.
–Muy bien, el equipo de Trey gano.
–Y Trey?
–Se fue a dar una ducha.
–Okay, quieren comer?
–Si, estoy que muero de hambre.–Respondo.
Mi papá se sienta a mi lado, lleva puesta una playera tan pegada que alcanzo a ver sus musculos marcados en la playera, veo sus brazos estan tan bien trabajados. Mi papá habla y me devuelve a la realidad.
–Qué deporte quieres jugar, Rob?–Me pregunta. Mi papá me ha estado llevando a provar distintos deportes, ya estoy cansado de esto, no soy bueno en nada.
–No se, papá, no soy bueno en los que he probado.
–Eres bueno en...–Hay un gran silencio, hasta que mamá habla y rompe ese espacio incomodo.
–Deja de intentar meter a Rob, en algo que no le gusta.
–Pero tiene que jugar un deporte.
–Pero él no quiere.
–Tal vez intente en Futbol.–Intervengo, para que no sigan peleando.
–Eso, cómo tu hermano y tu padre.– Me agarra del hombre y me sacude.
–Aquí esta la cena.–Dice mi mamá, poniendo los platos sobre la mesa. El plato de papá tiene huevo con carne, el mío por lo contrario hay un sándwich.
–Por qué no comes huevo y carne, para que seas fuerte y grande.–Me dice papá.
–Porque no le gusta mucho la carne, ya te dije, Carlo.– Le dice mi mamá a mi papá.
Llega mi hermano con el pelo escurriendo.
–Te sirvo, Trey?– Le pregunta mamá.
–Si, por favor.
Trey, se sienta enfrente de mi. Mamá le pone su plato, es lo mismo que papá. Papá y Trey, comienzan a platicar de futbol y deportes. Yo nunca encajo en esas platicas.
–Cómo estuvo tú día, Rob?.
–Bien, mamá.
Mi mamá me sigue haciendo preguntas por un tiempo. Bajo mi vista y me quedo viendo las piernas de papá, lleva puesto un short azul y deja ver sus grandes y musculosas piernas.
–Estas bien, Rob?– Me pregunta, papá. Me hace levanta la vista inmediatamente.
–Si, sólo pensaba.
Termino la cena, me voy a bañar y luego a mi cama.
Ya me estoy quedando dormido cuando tocan a mi puerta. 
–Esta abierto.–Digo.
Se abre la puera y es papá, sólo lleva puestos unos boxers blancos, sus boxers estan tan ajustados y pequeños que logro ver su pene. Mi pene se esta parando.

–Hola, pa. Qué paso?– Pregunto. Cierra la puerta y le pone el seguro.– Qué haces?
Se sienta en mi cama, mi pene esta que arde con sólo verlo así. Se acerca a mi, siento su respiración muy cerca de mi, me da un beso, su boca sabe a cerveza con carne y un poco a menta. Lo retiro de mi.
–Qué haces!?
–No sabes quien soy, verdad?
–Papá– Pero papá jamas haría esto, él es homofobico.
–No, soy Charlie.– Qué, pero de qué habla.
–Estas loco.
Me da otro beso, otra vez su boca y lengua con su rico sabor, toma mi mano derecha y la pone sobre su pene, puedo sentir su erección. La quito inmeditamente y lo alejo de nuevo. Me paro de la cama y me voy a un rincón.
–Ahora me crees?
–Pero... Cómo?
–Carlo? Carlo?–Escucho a mi mamá, gritando en el pasillo.
–Me tengo que ir o si no tu mamá sospechara. Mañana te digo todo.
Sale del cuarto. Charlie, en el cuerpo de papá pero cómo? Ya es tarde y me tengo que dormir, no se si podre despues de lo sucedido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Espero que haya sido de tu agrado y por favor deja tu comentario o sugerencia