lunes, 21 de abril de 2014

El medallon.

–Amo tu cuerpo, hijo.–Me dice mi hijo en mi cuerpo, flexionando sus/mis musculos.
–No me llames hijo yo soy tu padre.
–Lo eras, ahora tu eres mi hijo y necesitamos actuar o si no la gente va a sospechar.
–Pero...
–Pero nada, anda ve a hacer tu tarea.
–Esta bien.
–Esta bien, qué?.
–Papá.
–Asi me gusta.
Me voy a hacer mi tarea. Mi hijo nos cambio de cuerpo, con un medallon magico que le vendio una gitana. Me dijo que le gustaria se yo por unos días, yo acepte estaba muy cansado de trabajar. Cusndo acepte, todo se vio borroso y despues mi vista se aclaro y vi mi cuerpo enfrente de mi. El medallon inmediatamente desaparecio y no lo encotramos, así que nos quedaremos así por un tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Espero que haya sido de tu agrado y por favor deja tu comentario o sugerencia