lunes, 7 de abril de 2014

La pastilla. ll

No pierdo el tiempo y luego, luego llegando a mi casa actualizo mi instagram.
Un señor de una tienda extraña, que nunca antes habia visto, me dijo que si queria probar sus nuevas pastillas de madurez. Al principio le dije que no, pero despues acepte y me tome una.
Después de tomármela me desmaye y no recuerdo nada después, sólo recuerdo cuándo desperté y estaba en un cuarto medio oscuro, sólo entraba luz por una pequeña ventana que había en la puerta, llame a la puerta y el señor de la tienda se asomó y abrio la puerta.
–Que bueno que desperto.
No sé si solo era yo, o el señor estaba más pequeño.
–Qué...–Me detengo al escuchar la masculina voz, que sale de mi boca. Me aclaro la garganta.–Qué le pasó a mi voz?.
–Más bien, a todo tú.
–Qué, pero qué dices?
Bajo mi vista y veo que sólo llevo puesta una camiseta, unos pants deportivos y tenis deportivos. Y veo musculos que sobresalen de mi cuerpo.
Flexiono mi brazo izquierdo y con el derecho lo toco, ahora tengo biceps, los aprieto, hice lo mismo con el derecho. Me levante la camiseta y vi, que todo mi cuerpo esta lleno de vello, debajo de ese vello hay musculos.
–Ya se puede ir, señor.
–Por qué señor?
–Usted tiene 37 años.
–Qué, yo sólo tengo 17.
–Antes.– Se da vuelta y se pierde entre la multitud de la gente. Parpade varias veces. Cómo llegue al centro comercial, si yo estaba como en un lugar distinto.
Me voy corriendo a casa, mamá y papá no estaban así que no hay porque alarmarse.
Entro al baño y veo mi nuevo cuerpo, rostro; ahora tengo barba y mi cara es la misma, sólo que de mas edad. 
Me levanto la playe y me tomo una foto, que bien me fue hoy.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Espero que haya sido de tu agrado y por favor deja tu comentario o sugerencia