jueves, 27 de febrero de 2014

Es porque lo quiero.

La mejor fiesta, a la que e ido. Lo malo es que ya es mas de medianoche y papá no me dio permiso de ir. Espero que no me regañe, por desobedecerlo.
Voy caminando hacia la entrada del salón de fiestas y lo primero que veo es el carro de papá, no, no puede ser el. Se abre la puerta del carro y papá sale. 
"Mierda, descubrio que me fui" 
–Manuel!– Mi papá me grita.
–Mande? 
–Qué haces tu aquí?   
–Mmm...
–Estas castigado, subete al carro ahora!
Es el momento mas vergonzoso de mi vida, me ha regañado enfrente de todos mis amigos.
Mi papá se sube al carro.
–Qué estabas haciendo tu aquí?
–Vine a una... fiesta.
–Vamonos ya a la casa.
Si papá, me esta preguntando que hacia aquí, significa que no venia por mi.
–Tú qué hacias por aquí? –Le pregunto.
–Vin... Nada, que te importe.
–Si ni sabias que estaba aquí, qué hacias exactamente aquí?  
–Ya callate, no tiene por qué importarte.

Ya estoy en mi cuarto y estoy castigado, por un mes. 
Algo brilla en el taburete de al lado de mi cama. Camino hacia el, es una llave, llave de qué?
Tomo la llave y con ella tiene una nota colgando. Y dice:
"Pide un deseo y se te concederá"
–Deseo que papá me entienda y vea que, ir a fiestas es lo mejor.
Mi cuarto empieza a sacudirse, como si fuera un temblor, me caigo y estiro las manos, para detener el golpe y no pegarme en la cara, pero en vez de pegar contra el piso, voy cayendo y cayendo en un agujero muy profundo, como si no hubiera fondo. Cierro los ojos y los vuelvo a abrir, al abrirlos ya no estoy cayendo, estoy en la sala y estoy desnudo. 
–Que demon...– Digo, con una voz demasiado masculina y profunda.
Volteo a ver mi cuerpo y veo que es mas grande y peludo. Empiezo a recorrer mi cuerpo y es raro, ahora mis manos son muy grandes y rasposas, toco mi pecho peludo y se siente extraño tener demasiado pelo, recorro todo mi cuerpo con mis manos, hasta que llego a mi pene y se pone erecto "ahora es mas grande, que antes" Me empiezo a masturbar y eyaculo muy rapido. Me paro para verme en un espejo y veo que el reflejo es de papá, pero no es el, soy yo. 
Nuevos recuerdo flotan en mi mente y ahora mi papá, esta en mi cuerpo y tambien lo acabo de regañar por lo mismo. Pero ahora se que hacia papá ahí, no iba por mi, iba con mi novio, digo su novio, qué ya estoy empezando a hablar y actuar como el. Ahora soy gay y tengo un hijo que cuidar, lo castigo porque lo quiero y no quiero que se valla por un mal camino.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Espero que haya sido de tu agrado y por favor deja tu comentario o sugerencia