martes, 23 de junio de 2015

Membresía Gold

Consegui mi membresía Gold, en el nuevo gimnasio de la ciudad.
 "Tu nuevo cuerpo" se lee en la membresía, aún no tiene foto, porque me dijeron que después del primer día me la tomarán. 
Me hicieron una pregunta al inscribieme: ¿Qué tipo de cuerpo quieres tener? A) Fitness B)Fisiculturista
Toda mi vida he querido ser grande y con musculos, así qué escoji B).
Me dijerón que eso era para el plan de entrenamiento y dieta. Ya entrando, voy en camino a los vestidores y ahí está sentado un señor con muchos musculos, solo trae un short azul.
—Señor esta bien?— Parece muerto, no se mueve ni respira.
—Ahí estas!— Escucho una voz detras de mi— Veo que ya viste tu nuevo cuerpo.
—Qué?— Pregunto muy confundido.
—Te gusta? Ya quieres ponertelo.
El muchacho con muy buen cuerpo se acerca y lo levanta, lo coloca boca abajo en el piso.
— Esta muerto?
No me contesta, simplemente comienza a abrirlos por la mitad de la espalda.  
—Anda, qué esperas entra.— Me dice agitando su mano para que me acerque. Me acerco un poco, con pasos muy timidos— Pero quitate la ropa primero.
—Si entro, ya no podre salir?
—No, tu pagaste por esto.
Me quito la ropa muy despacio, jamas había estado desnudo frente a alguien. El chico levanta el cuerpo y lo pone de pie, introduzco mis pies primero, siento como se pega la piel a mis pies y luego siento las calcetas y lo ajustado de los tenis, muevo mis dedos y veo que también se mueven los tenis, —Wow
—Así continua, y podras controlar todo el cuerpo.
Hago lo mismo con mi cuerpo, todo se comienza a ajustar y siento cada musculo. Introduzco mis brazos, los grandes brazos se adieren y pum, tengo unos grandes biceps. Los doblo para hacer una pose con ellos.
Crei que no iba a alacanzar la cabez, porque al principio me quebada muy arriba de mi, y ahora con solo meter mi cabeza estoy a su altura.
—Ultimo paso, chico. Dile adiós a tu antigua cara.— Me dice el muchacho, mientras se pone en mi espalda, me subo la cabeza y la ponge en la mía, todo se ve oscuro.
Abro los ojos y estoy acostado en el frío piso.
—Ah! Que fri...— Me detengo al escuchar la grave y profunda voz que tengo ahora— Hola, hola.
Me levanto y me tomo del banco para poder levantarme. Siento como mis bíceps y triceps se tenzan al hacer el esfuerzo.
El chavo musculoso entra.
—Listo para tu primer entrenamiento?
—Si, wey— Jamas había mencionado esa palabra, se me hacia muy vulgar, pero ahora sale natural.
Me dijo que hoy me tocaba hacer pecho, puso 180 Kg en la plancha y me dijo que los levanta, al principio creo que no podría, jamás había levantado tanto, apenas si podia con mi cuerpo, pero estos musculos son tan fuertes como se ven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Espero que haya sido de tu agrado y por favor deja tu comentario o sugerencia